Hotel Humboldt

HISTORIA HOTEL HUMBOLDT

El hotel Humboldt está ubicado en la cima del Parque Nacional Waraira Repano[1] (El Ávila)  a 2.140 m.s.n.m. Se construyó bajo la doctrina del Nuevo Ideal Nacional, proyecto de Nación promovido por el régimen del presidente Marcos Pérez Jiménez (1914-2001) que impulsó la modernización urbanística de  Venezuela durante la década de los cincuenta.

Desde entonces, esta obra representa un hito de la arquitectura moderna venezolana, convirtiéndose en un ícono referencial del desarrollo urbano de la ciudad y del país en relación al contexto latinoamericano. Diseñado por el arquitecto venezolano, Tomás José Sanabria (1922-2008) junto con el ingeniero estructural Oscar Urreiztieta, este proyecto se desarrollaría a toda marcha, logrando su materialización en tan solo 199 días de los 200 dispuestos por el gobierno. 

Los trabajos de construcción se realizaron entre los meses de mayo y noviembre de 1956, obteniendo el resultado del reto; la majestuosa hazaña de construir donde nadie lo había hecho antes.

Obra arquitectónica legado del siglo XX

Esta emblemática ha sido recientemente intervenida a través de un proyecto de intervención restaurativa que inició el 16 de mayo de 2012 y culminó el 4 de mayo de 2018; el cual estuvo conformado por un equipo interdisciplinario de profesionales y especialistas, y coordinado por el arquitecto restaurador y último asistente de Sanabria; Gregory Vertullo, con el propósito de realizar una intervención dirigida principalmente a la conservación de la imagen original del hotel y a la recuperación material de todos los espacios de la edificación según su diseño original, incluyendo la adecuación tecnológica para los requerimientos actuales de la hotelería.

Antecedentes históricos

El hotel forma parte del conjunto arquitectónico y paisajístico El Ávila (Waraira Repano), desarrollado entre los años 1954 y 1957, este plan tenía como propósito crear un complejo turístico y recreativo más amplio, dicho proyecto involucra al teleférico como medio de transporte y tenía como principal objetivo unir a la capital con el litoral central a través de un sistema de estaciones de teleférico y espacios que ofrecieran distintos servicios para el público visitante.

La primera etapa de la obra comprendió la construcción de un sistema teleférico junto con una estación superior de llegada, dispuesta sobre una de las crestas del cerro, con áreas destinadas a la recepción de los visitantes del parque; la segunda, incluyó la construcción del hotel y la continuación de la línea del teleférico hasta el borde costero, además de un teleférico de acceso al propio edificio desde la estación superior, con una longitud de 600 metros.

Hotel Humboldt

El hotel Humboldt, fue inaugurado por el poder ejecutivo nacional el 29 de diciembre de 1956 por el presidente Marcos Pérez Jiménez.

Ofreciendo su servicio al público a partir del 19 de abril de 1957, los teleféricos empezaron a funcionar al público en la totalidad de su sistema (Maripérez-Ávila, Ávila-Humboldt, Ávila-El Cojo – Macuto)  a partir de ese momento. Por su parte, el edificio fue concebido como un hotel isla; compuesto por un cuerpo bajo destinado a áreas sociales, entretenimiento y servicios, alojados bajo una serie de cubiertas abovedadas y prismáticas, y la torre cilíndrica, con 70 habitaciones que disfrutan de 360 grados de visuales hacia la ciudad y el mar.

Todo el diseño responde a los postulados funcionalistas y racionalistas de la arquitectura moderna, desarrollados particularmente en Alemania por el arquitecto Walter Gropius (1883-1969) –fundador de la Bauhaus- a comienzos de siglo XX; Gropius se traslada a los Estados Unidos y transmite directamente esas ideas a Sanabria en la Universidad de Harvard, institución en la que el venezolano obtiene un Máster en Arquitectura en el año 1947.

El proyecto del Hotel Humboldt cuenta con la participación y colaboración de destacados profesionales como el paisajista brasileño Roberto Burle Marx (1909-1994), el artista español Abel Vallmitjana (1909-1974) y el diseñador de muebles holandés Cornelys Zitman (1926-2016).

Texto elaborado por: Arq. MSc. Gregory Vertullo


  • [1]          La montaña que domina la visual de la ciudad de Caracas, era conocida por los habitantes originarios del valle de Caracas, de etnia caribe, como Waraira Repano, que significa «Sierra Grande». Otros aseguran que el vocablo correcto era wariarepano que significa «lugar de las dantas», debido a la gran cantidad de mamíferos de esta especie que poblaban las montañas. Sin embargo popularmente se le conoce como El Ávila; la primera vez que aparece el nombre de «Ávila» como tal, es en 1778 según consta en las Actas del Cabildo de Caracas.

Entrerayas en el No. 131 de septiembre, 2019

1 Comentario
  • Isaac Saul Bustamante Torres
    Publicado en 03:25h, 06 abril Responder

    Mis felicitaciones, a su dirigente por la determinación, también a todas las personas involucradas en la restauración, que bueno que no dejen perder esa joya arquitectónica y clásica de los años 50, pero es solo una muestra de la grandeza de Venezuela, y hay mucho que visitar y disfrutar de su folclor, gastronomía, bellezas naturales paisajes, y la belleza de su gente, que los felicito por seguir luchando por recuperar el turismo dios mediante unidos saldrán adelante, como Rusia, china, cuba. donde el turismo y su capital humano han generando potencial económico, beneficiando a su pais .
    esta en mis proyectos visitar su hotel en este año 2021 dios mediante, saludos.

Escribe un comentario